Oraciones - Prayers

Se dice de santo Domingo que era un hombre de oración que pasaba el día, como buen predicador, hablando a los hombres de Dios y la noche -como buen orante- de los hombres a Dios. Cuentan que incluso cuando iba de viaje -como itinerante-, en plena Edad Media, por los caminos de la vieja Europa, solía con mucha frecuencia ir por los caminos rezando o cantando cantos de alabanza a Dios. 

Este modelo de vida de Domingo ha entusiasmado, a lo largo de ocho siglos de historia, a un innumerable grupo de hombres y mujeres que como él, han creído en el poder de la oración y en el valor de la predicación. Tomás de Aquino, un fraile dominico medieval, refiriéndose a la vida dominicana, decía que bien podía resumirse en "contemplar y dar lo contemplado". Y al igual que ambos, han existido en la tradición de la orden un buen numero de grandes orantes: Catalina de Siena, los místicos renanos - Maestro Eckhart, Juan Taulero o el Beato Enrique Susón- ...

En este espacio les ofreceremos algunas oraciones que puedan ser útiles a los miembros de la Fundación y a quién se acerque a conocernos en su actividad en los Centros o a nivel personal.